miércoles, 9 de agosto de 2017

ROMPEALBARDAS ENCUENTRO DE FAMILIAS FRANCISCANAS

ROMPEALBARDAS
UN ENCUENTRO MÁS, Y....VAN

Los Encuentros, que se realizan durante un fin de semana largo del mes de julio, en Rompealbardas, una casa rural franciscana en la provincia de Murcia, surgieron de la inquietud de algunos jóvenes que, tras haber participado durante años en nuestras actividades de pastoral juvenil, y una vez casados y con familia propia, no encontraban una plataforma adecuada para seguir profundizando en la experiencia franciscana desde sus nuevas claves existenciales.

Cuatro días bien intensos, con momentos de oración, de formación, de trabajo compartido y de sano esparcimiento, pensado para toda la familia y protagonizado por las propias familias, felices por compartir, con unos cuantos frailes y alguna clarisa, ese bello color marrón eclesial que san Francisco y santa Clara nos regalaron.

CRÓNICA 2017 
Desde hace doce años, siempre por estas fechas y en  la finca murciana de Rompealbardas, se viene celebrando un encuentro de familias en el que a través del carisma franciscano, se pretende descubrir lo importante y capaz que es la “pequeña Iglesia domestica” a la hora de transmitir esos valores que encierra la Buena Noticia de Nuestro Señor Jesucristo.
A lo largo de cuatro días, mediante un programa tan intenso y variado como atractivo, se vivieron experiencias de encuentro con Dios a través de ese algo, tan sencillo  (y complicado a la vez) como es  el convivir y el compartir. De
todas esas experiencias, hay que destacar una que para muchos resultó novedosa, pero a la vez impactante ya que permitió conocer en vivo y en directo, el modo de vivir al estilo del Pobre de Asís  desde cinco maneras. Para ello, el viernes 14 de Julio nos trasladamos desde Rompealbardas hasta la también murciana Algezares, siendo allí recibidos por un grupo de hermanas Clarisas, por otro de Franciscanas Concepcionistas, y también por una hermana franciscana de la Purísima. Nos dividimos en grupos y comenzamos la visita en el monasterio  de San Antonio unos cuantos, mientras que otros la iniciaron en el vecino de Santa Verónica. Así, en el primero ya pudimos descubrir que monasterio es una palabra que en su significado entraña algo más que persona aislada, ya que la
alegría que solo Dios es capaz de otorgar,  se hacía presente en unas monjas concepcionistas que tuvieron el generoso detalle de enseñarnos a hacer de la harina, del agua y de otros ingredientes, unas exquisitas pastas y magdalenas en cuyo dulzor interviene algo más que el azúcar. En este monasterio, dentro de la capilla , experimentamos también un rato de oración en silencio que, a aquellos que no conocían esta forma de hablar con Dios,  no les dejó nada indiferentes.

Tras saber un poco de la vida de estas hermanas franciscanas concepcionistas, y sintiéndonos Iglesia con ellas (desde la oración que ellas practican por nosotros, y nosotros por ellas), nos trasladamos al vecino monasterio de Santa
Verónica, donde las hijas de Santa Clara nos enseñaron el arte de la encuadernación; un trabajo manual en el que el ordenar y colocar las hojas de un libro, nos recuerda que todos somos encuadernadores de las «hojas» de nuestra propia vida.

La visita no podía concluir sin que conociésemos otras dos formas de vida franciscana. Así, fray Francisco Gaspar, de la OFM y compañero nuestro en el encuentro de familias, nos habló de su experiencia de muchos años como franciscano; así como de la visión que el Santo de Asís tenía acerca de ese nutrido grupo de miembros de la Iglesia que son los laicos. De este modo, vino a abrirnos la puerta de esa habitación que el fundador quiso
preparar, para ser habitada por todos esos que vivimos inmersos dentro de las realidades cotidianas. La Orden Franciscana Seglar, desconocida por muchos (tal vez porque sabe hacer grandes cosas con su mano derecha sin que la izquierda se entere), nos fue explicada por dos hermanos miembros de ella que, al igual que fray Francisco Gaspar, nos acompañaron durante todo el encuentro. Estos dos hermanos son Tino López y Francisco Martínez; el primero, consejero de acción social de la OFS y el segundo ministro de la citada Orden
Seglar en Cehegín (Murcia). Ambos nos descubrieron que la OFS es una fraternidad de mujeres y hombres laicos, sin que influya el estado civil en el que estos se encuentren, los cuales, viviendo cada uno en su casa dejan vivir a Dios en la de todos y, para que esto sea así, se reúnen en la oración periódicamente y trabajan a su vez desde lo que se conoce como acción social; hechos estos propios de las propuestas de vida que se nos ofrecen
desde el Evangelio; propios también del ideal franciscano, y propios de la Iglesia que, desde el Concilio Vaticano II nos exhorta a ellos. Los mencionados hermanos Tino y Francisco, nos hablaron de uno de los proyectos en los que se encuentra embarcada la OFS, y que consiste en la fabricación de vendas reutilizables para enfermos de lepra. Estos, que todavía persisten en diversos lugares desfavorecidos del planeta, son marginados e incluso asesinados por ser «culturalmente» considerados como malditos. Las vendas, por muy raro que pueda parecer, son un seguro de vida ya que aparte de ocultar sus llagar a los

ojos de la gente, protegen estas de otras infecciones. Tino nos habló de la buena acogida que ha tenido este proyecto tan artesanal como eficaz, ya que es mucha la gente que se ha comprometido involucrándose en èl desde sus propios hogares, tejiendo vendas con hilo de algodón a base del tradicional punto de agujas. En la actualidad, ya se han hecho algunos envíos uno de los cuales con 500 vendas, partirá desde Córdoba hacia Mali y Gabón.  Del mismo modo, otras 450 se encuentran listas para ser enviadas a Bolivia, aprovechando el viaje que hasta ese país va a realizar un hermano de la OFS, con el fin de vivir una experiencia misionera.


La jornada de ese Viernes 14 de Julio, tan intensamente franciscano, concluyó con una oración en la que participamos las familias del encuentro, las hermanas Clarisas, las franciscanas concepcionistas, la hermana franciscana de la Purísima, los dos hermanos de la OFS, Fray Francisco Gaspar y otro fraile menor, cuyo nombre no voy a mencionar, pero si que tengo que decir que gracias a su generoso trabajo e iniciativa, fue posible esta jornada en la que lo humano, lo eclesial y lo franciscano se mostraron como una trinidad en la que una misma realidad (la fraternidad) se expresó de igual modo dentro de esas tres maneras
diferentes. Así, todos oramos desde la alegría que envolvía una esperanza libre de euforias, y que nos demostraba que la frase de Francisco de Asís no es una utopía, sino una realidad: el Señor me dio hermanos”.
Rompealbardas. Encuentro 2017.

Desde promovocacional gracias y bendiciones por hacernos llegar ésta crónica.

El 26 de diciembre, a las 18 horas, se estrenó en Albacete el videoJuntos... Siempre”, realizado en nuestro convento de Jumilla e interpretado por algunos hermanos de la comunidad y las familias que participan en los Encuentros de Familias Franciscanas. El director, Luis Huete Carcelén, de 19 años, participante en los Encuentros desde los ocho años, relata en lenguaje visual la apuesta por la fe, por la familia cristiana y por el franciscanismo que está a la base de dicha actividad.

Encuentro de Familias Franciscanas. Concento de Santa Ana. Jumilla.
VIDEO
PAZ Y BIEN

2 comentarios:

  1. Que alegría. Gracias por compartir

    ResponderEliminar
  2. Si tienes oportunidad de conocernos seguro que te enganchas.. Un diez para quien haya hecho la crónica. Verdaderamente Dios me dio Hermanos. Paz y Bien.

    ResponderEliminar