jueves, 29 de junio de 2017

PROFESIÓN PERPETUA

Profesión perpetua de 10 hermanos el día 27 de mayo en la fraternidad de Orihuela.

José Manuel Saura nos envía fotos de la Profesión de hermanos en la fraternidad de Orihuela.



Rita María Espinosa Donate, María Pilar Ferrández Illescas, Manuel García López, Margarita Lucas Ruíz, Montse Martínez Seva, Francisca Moreno Gil, María Bernardina Ortuño Gracia, Rubén Ramón Almarcha, Antonio Ramón Molera, Ana María Rodríguez Lorente. 










La gracia de la Profesión

Cuando emites la profesión en la OFS, dices porque el Señor me de esta gracia, renuevo mis promesas bautismales y me consagro al servicio de su Reino” (Formula de Profesión)
La dedicación al servicio del Reino ocurre porque el Señor da la gracia de consagrarse a la causa del Reino.  La Profesión es gracia y don del Espíritu.   El Espíritu Santo es la fuente de la vocación de los franciscanos seglares.  (Cons.11), porque  ellos son impulsados por el Espíritu a alcanzar la perfección de la caridad en el propio estado seglar (Regla 2), también la Profesión ocurre por obra del mismo Espíritu.
La Profesión acto de Iglesia
La Profesión acontece por una acción de Dios.  Porque Dios actúa siempre a través de Cristo, cuya humanidad es un punto de encuentro entre Dios y los hombres, y hoy Cristo vive y opera a través de la Iglesia, esto es todo el Cuerpo de Cristo:  la cabeza y sus miembros.  Es significativo el lenguaje de las Constituciones (42,1), que definen la Profesión como un acto solemne eclesial, y el Ritual (Introducción, n.13), que declara por su naturaleza, es un acontecimiento público y eclesial.
3.  La Profesión y La Fraternidad
Vimos que, la Profesión, por su naturaleza, es un acto eclesial, una acción de Cristo y de la Iglesia.  Pregunto entonces, ¿Cómo se concibe visible y se manifiesta la acción en Cristo y de la Iglesia?
Por Iglesia, el Ritual entiende una asamblea litúrgica concreta, constituida por el pueblo y por la comunidad de hermanos, o sea, por la fraternidad local de la Orden Franciscana Seglar.  “La Profesión, por su naturaleza es un acto público y eclesial, y  se debe celebrar en la presencia de la fraternidad” (Ritual, Introducción, no.13).
La razón de tal disposición, se encuentra en la realidad de la fraternidad local:  Es un signo visible de la Iglesia, que es comunidad de fe y de amor  (cfr. Regra 22; Ritual II, 14).
La Profesión produce la “incorporación en la Orden Franciscana Seglar”, implica, por tanto, la inserción vital en la Familia franciscana, con todas las consecuencias derivadas de pertenecer a la misma familia espiritual.
4.  Los ministerios en la celebración de la profesión.
La acción de Iglesia-Fraternidad celebrante se especifica en una multiplicidad de ministerios, ejercitados, por las personas que, dentro de la Asamblea litúrgica son llamadas a ejecutar determinadas funciones.
4.1. Los candidatos.
La acción de Cristo y de la Iglesia se expresa en la persona de los candidatos, que proponen el acto de Profesión haciendo la promesa de vida evangélica.  Ustedes hacen la petición para Profesar.  Con efecto, ambos el Bautismo, y también la Confirmación constituyen un presupuesto fundamental para hacer la Profesión:  llamados a dar testimonio del Reino de Dios y a edificar con los hombres y mujeres de buena voluntad un mundo mas fraterno y cultivar espíritu de servicio, propio de los franciscanos seglares (Ritual 1, 14).
4.2 – El Ministro de La Fraternidad.
La Profesión es recibida por el Ministro de La Fraternidad local.
 (Const. 42, 3). 
La Iglesia, mediante el sacerdote y el Ministro, que representan la Fraternidad, acepta La Profesión (Ritual).
El Ministro recibe y el sacerdote preside el rito.
El Ministro de La Fraternidad ejercita un verdadero y propio ministerio litúrgico..
4.3 – El Sacerdote.
También el sacerdote, que preside la celebración es definido como testigo de la Iglesia y de la Orden (ritual).
Nuestras acciones litúrgicas sacramentales evidencian la realidad de la Iglesia Madre, que se preocupa por la suerte de sus hijos.
De aquí deriva y se justifica el interrogatorio a los padres y padrinos, en el Bautismo, a los confirmandos, a los ordenados, a los novios, etc.  Con efecto, surgen  y son justificadas, también los interrogatorios que se hacen a aquellos que pretenden hacer la Profesión en la Orden Franciscana Seglar.
La Profesión en la OFS requiere ser confirmada por la Iglesia, que la realiza el presbítero, y aquél, después que los candidatos leen la fórmula de Profesión, dice:  confirmo vuestras promesas en nombre de la Iglesia (Ritual 11, 18).
Consecuentemente, el presbítero es testigo que garantiza la idoneidad del candidato y lo ratifica en nombre de La Iglesia..
5. El don del Espíritu en la celebración de la Profesión. .
La función del sacerdote no es solamente esta, pero sobretodo, la función es santificar, que es propiamente una función litúrgica, a aquellos que son llamados a seguir a Cristo a ejemplo de San Francisco de Asís.
La santificación es obra del Padre, que pasa por la mediación del Ministro, cuando dice:  la Fraternidad acoge vuestra petición y se une a vuestra oración,  para que el Espíritu Santo confirme en vosotros la obra que El mismo comenzó.
Todo es don del Espíritu.
6. Profesión y Eucaristía.
A través del sacerdote la Iglesia se asocia a la promesa de la Profesión del sacrificio eucarístico.  Por esto es que el rito de la Profesión es celebrado durante la Misa.
En la acción de gracias al Padre (Eucaristía), por Cristo, hoy presentamos una nueva ofrenda de agradecimiento.  Llamados al seguimiento de Cristo, quien se ofrece a si mismo al padre, hostia viva por la vida del mundo, estamos constantemente convidados, de modo particular hoy, a unir a nuestra ofrenda la ofrenda de Cristo.
7. Bautismo y Profesión.
Las CCGG afirman, As CC.GG afirman (42,1):
«La Profesión es el solemne acto eclesial con el que el candidato, recordando la llamada recibida de Cristo, renueva las promesas bautismales y afirma públicamente el compromiso de vivir el Evangelio en el mundo siguiendo el ejemplo de Francisco y según la Regla de la OFS ».
7.1 Memoria del Bautismo
Se afirma de hecho, que la Profesión por su naturaleza, es la renovación de la consagración y de las promesas bautismales, y en el acto de emitirla, el candidato declara que pretende renovar las promesas bautismales.  Es como si deseara afirmar que a través de la Profesión se pretende traer a la memoria la consagración y las promesas del Bautismo.  Por tal razón, con absoluta certeza, la Profesión en la OFS es definida como “Memoria del Bautismo”..
No es un recuerdo, sino que se hace presente.  Diríamos también que es una actualización del Bautismo.


Profesión: Diálogo para una respuesta a la acción de Dios.  La celebración de la Profesión testimonia esto, porque es acción de Dios y evento salvífico:  es un momento en el cual la salvación asiste a los que profesan, habilitándolos a emitir una promesa de vida evangélica-franciscana, y produciendo en ellos efectos particulares de gracia, que les otorga atribuciones específicas en medio del pueblo de Dios. .  .  

Enhorabuena a todos.
Enhorabuena a la Fraternidad.
Enhorabuena a la Zona Cartaginense.

Que en nuestras oraciones tengamos presentes a todos los hermanos.

PAZ   Y   BIEN

No hay comentarios:

Publicar un comentario