lunes, 30 de enero de 2017

DEBEMOS

¡DEBEMOS!
Una vez, en el trabajo, me hicieron cambiar la palabra "debe" por ser políticamente incorrecta (entonces estaba en el Área de Finanzas).
Si vas al diccionario te dirá: Estar obligado a algo por la ley, natural o positiva.
Tener obligación de corresponder a alguien. por Cumplir obligaciones nacidas de respeto, gratitud u otros motivos.
Adeudar, tener una deuda.
Yo, como seguidor de Francisco de Asís, como heredero de su legado tengo un deber al respecto, ¿no crees?
Luego, entonces: Debemos tratar de encarnar  el Evangelio en nuestra propia vida, 
llevando el carisma franciscano  a todas partes: familia,
comunidad de vecinos, trabajo, estudios, grupos de
ocio y tiempo libre o danza, o corte y confección...,
incluso en partidos políticos.
Debemos crear estructuras nuevas. Quizás muchos de nuestros problemas de no poder llegar a lo que nos hemos propuesto en las CCGG es porque hemos copiado de la primera orden.
Debemos trabajar el sentido de identidad primero Franciscana y luego Seglar, no olvidemos el sentido de pertenencia a la familia franciscana, y hagámoslo con orgullo sano.
·        La Formación es muy importante, Formación Humana, Cristiana (de fe), y Franciscana.

👆 Una deficiente formación es causa de problemas en la fraternidad.
(Carisma de Familia y de Orden).
Nuestra misión es evangelizadora interna, es decir somos en la medida en que vivimos. Las primeras comunidades cristianas anunciaban lo que vivían y con eso bastó.
Debemos llevar el evangelio en nuestro corazón. Pues a veces, a pesar de la legislación y formación inicial puede entrar en la Fraternidad un virus que destruye la fraternidad.


“Guárdense los hermanos- nos dice S. Francisco- de toda soberbia, vanagloria, envidia, avaricia, difamación y murmuración.
 Oren continuamente y tengan humildad y paciencia … cuando van por el mundo no litiguen, ni se enfrenten a nadie, sean apacibles, pacíficos y mensurados, mansos y humildes, hablando a todos honestamente.

jueves, 26 de enero de 2017

TENEMOS QUE SER LUZ PARA EL MUNDO

"Vosotros sois la luz del mundo"

La invitación que hace Jesús en el sermón del monte (Mt 5) a ser sal de la tierra y luz del mundo, viene precedida por las bienaventuranzas. El camino hacia el Reino es camino de felicidad, de gozo. Nosotros que hemos recibido este anuncio, y que andamos por este camino, estamos llamados a ser testigos. Es una invitación acompañada de advertencias: si la sal se vuelve sosa… No se enciende una lámpara y se esconde debajo del celemín…Lo que recibimos hemos de anunciarlo, si no se hace anuncio, nuestro propio vivir se convierte en insípido y falto de luz.
Pero no somos los dueños de la luz; Cristo es la luz (Jn 1,9) nosotros sólo intentamos reflejar esa luz recibida. Estamos llamados a iluminar este mundo nuestro, sabiéndonos iluminados por el amor del Padre manifestado en Jesús, y habitados por el Espíritu. Sólo podemos iluminar saliendo al encuentro del otro, de los otros, poniéndonos a caminar al lado de los hombres: “Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez los gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo” ( GS 1).
Hemos de evitar la tentación de querer deslumbrar en lugar de iluminar; Iluminar no es deslumbrar, la luz como la sal es humilde sirve si no se deja ver demasiado, si no busca los primeros planos, si no le asusta desaparecer.
Nuestra vocación a ser luz, es una llamada personal que toca a la libertad personal pero es también una llamada comunitaria, fraterna, a vivirlo en plural como nos dice Jesús: “Vosotros sois…Vosotros sois…”
Tenemos que ser LUZ para el mundo, tenemos que tratar de imitar a quien seguimos, Jesucristo, a la manera de Francisco de Asís.
Francisco de Así ¿fue luz para el mundo?
Si eres franciscano seglar, si conoces la REGLA de la OFS seguro que encontraras estas palabras.

PAZ  Y  BIEN