sábado, 30 de enero de 2016

AÑO SANTO DE LA MISERICORDIA

Un Año para vivir en la vida de cada día la misericordia que desde siempre el Padre dispensa hacia nosotros.
Dejémonos sorprender por Dios. Él nunca se cansa de destrabar la puerta de su corazón para repetir que nos ama y quiere compartir con nosotros su vida.
Recordaís una estrofa de la canción padre bueno "Tú, Señor, que velas por el pobre, y al humilde das tu protección, al que amas le ofreces un tesoro que vale más que el oro: le das tu corazón".
El santo padre escogió la fecha del 8 de diciembre por su gran significado, pues entonces, para mí, franciscano supone una gran alegría al tiempo que una gran responsabilidad.
Todos recordamos las obras de misericordia ¿verdad? ¿nos acordamos todavía? o es algo que pertenece al pasado. Quizás alguien piense que son antiguas y que no tienen nada que ver con el mundo de hoy. 
Por si alguno piensa esto el papa Francisco nos hace una pequeña traducción:
Por supuesto ayudar a la gente a la que no le llega el dinero para comer, para vestirse, para calentarse... Pero igualmente ayudar al inmigrante, sin distinguir unos de otros: todos necesitan acogida y a todos hay que defender de las leyes injustas y los métodos inhumanos de disuasión (vallas, CÍES, expulsiones en caliente, etc.
Y nos pregunta el Papa "si dedicamos tiempo para acompañar al que estaba enfermo o prisionero": el hospital, la cárcel..."Igualmente se nos preguntará si ayudamos a superar la duda, que hace caer en el miedo y en ocasiones es fuente d soledad; si fuimos capaces de vencer la ignorancia en la que viven millones de personas, sobre todo, los niños privados de la ayuda necesaria para ser rescatados de la pobreza, si fuimos capaces de ser cercanos a quien estaba solo y afligido, si perdonamos a quién nos ofendió y rechazamos cualquier forma de rencor o de violencia que conduce a la violencia; si tuvimos paciencia siguiendo el ejemplo de Dios que es tan paciente con nosotros; finalmente, si encomendamos al Señor en la oración a nuestros hermanos y hermanas".
El fin de semana 5 y 6 de marzo tendremos los hermanos y hermanas de la Zona Cartaginense el Retiro de Cuaresma. Para ese momento, para la Cuaresma, bien podríamos hacer un examen de conciencia para saber que hacemos y que no hacemos o dejamos de hacer con las personas que lo necesitan: inmigrantes, pobres, enfermos, gente que no sabe qué pensar o que hacer en esta sociedad que nos ha cambiado los valores, niños que no tiene libros ni lapices, personas mayores solas a las que nadie va a ver, personas que lo están pasando mal.
Revisar nuestras enemistades, odios, rencores, espinas que llevamos dentro clavadas, nuestra agresividad, impaciencia e intolerancia...
En este tiempo de la misericordia -ahora y siempre-, estar atento a lo que pasa a nuestro alrededor. Hay mucho dolor y sufrimiento en todas partes.
Preguntarme ¿Quién soy? ¿cómo está mi vocación? ¿para qué he sido llamado? ¿me dedico a la disposición que un día prometí al Señor.
Nosotros somos hombres y mujeres de Esperanza, tenemos que llevar la esperanza, y recuerda: ser positivo, el franciscano es positivo.    
                                                                  PAZ   Y   BIEN

jueves, 28 de enero de 2016

Nuevo Consejo en la Fraternidad de Albacete

El hermano Pedro, de la fraternidad de Albacete nos hace llegar esta nota:

El pasado sábado, la ministra de zona Hermana Andrea, y el Hermano Jose Luis, asistieron al Capítulo Lectivo de la Fraternidad de la OFS de Albacete. Con la asistencia de 22 hermano, se llevo a cabo el la elección del Consejo:

Ministro.: Hno.Gerardo
Viceministro: Hno.Eugenio
Secretaria: Hna.Natalia.
Formación: Hna.Antonia
Tesorera: Hna.María Jesús

Se nombraron también dos vocalías: 
Acción Social: Hno.Tino
Promoción vocacional:Hno. Miguel, que estaba de viaje en la reunión nacional de la OFS, y tras su elección se contactó con él por teléfono aceptando esta vocalía.

Ruego vuestrasoraciónes para que no pierdan la ilusión, la constancia y la perseverencia en el desarrollo de sus funciones ante esta nueva etapa. 

domingo, 24 de enero de 2016

Encuentro de Oración Madrid 23 de enero de 2016

Texto Bíblico  (Lc 8,  41-48)

      Jesús se dirigía a la casa de Jairo, rodeado de un gentío que casi lo sofocaba. Entonces una mujer, que padecía hemorragias desde hacía doce años y que nadie había podido curar, se acercó por detrás y tocó el fleco de su manto....  

REFLEXIÓN:

Con la fe se toca a Cristo, ha dicho Ambrosio.

Pero no con una fe que se contenta con rezar el Credo, sino aquella fe de la incurable que empieza con la humildad de no creerse digna ni de ponerse delante del santo Maestro y que termina y se manifiesta en la confianza firme de ser curada sólo por el contacto con lo más insignificante de su persona, la orla posterior de su vestidura.

¡La fe viva! Esa es la que toca a Cristo, la que llega hasta su corazón.

Si con fe viva nos llegáramos al altar, ¡cómo nos sumergiríamos en aquel mar de luz, de amor, de vida, que brota de aquel Corazón! ¡Cómo obtendríamos mucho más de lo que pedimos y esperamos!

Pero, ¡nos hace tanta falta aquella humildad que lo teme todo de sí y aquella confianza que lo espera todo de Él!

¡Vamos a Misa, tan llenos de nosotros que no hay que extrañar que volvamos tan vacíos de Él!

Señor, yo quiero creer en ti Haz, Señor, que mi fe sea pura, sin reservas, y que penetre en mi pensamiento, en mi modo de juzgar las cosas divinas y humanas.

Que mi fe sea libre, Señor, es decir, acompañada por mi elección personal, que acepte las renuncias y los riesgos que comporta, y que exprese lo que es el vértice decisivo de mi personalidad.

Yo creo en ti, Señor. Señor, haz que mi fe sea firme: firme por una lógica externa de pruebas y por un testimonio interior del Espíritu Santo; firme por la luz aseguradora de una conclusión pacificadora, de una connaturalidad suya.

Yo creo en ti, Señor. Señor, haz que mi fe sea feliz: que dé paz y alegría a mi espíritu que lo capacite para la oración con Dios y para la conversación con los hombres; de forma que irradie en el coloquio sagrado y profano la original dicha de su venturosa posesión.

Yo creo en ti, Señor. Oh Señor, que mi fe sea humilde: que no presuma en la experiencia de mi pensar y sentir, sino que se rinda ante el testimonio del Espíritu Santo; y que no tenga otra garantía mejor que la docilidad a la autoridad del magisterio de la Santa Iglesia. Amén (Pablo VI).  

sábado, 2 de enero de 2016

AÑO NUEVO
Estrenamos año civil.
En este tiempo seguro que habrás revisado las cosas del año que se acaba de terminar.
En él encontraras cosas positivas y negativas, claro está, y todo esto es para nuestro desarrollo personal.

La pregunta que debemos hacernos siempre es:
¿QUIÉN SOY?
Créeme ¡no hay pregunta más difícil!

Todos tenemos una IDENTIDAD, esa que me dice cuales son mis propios rasgos, diferentes a los de los demás.

La Identidad de mi persona está compuesta por:
RECUERDOS, SUCESOS (positivos o negativos) y por un SUEÑO (lo que yo quiero ser).

Sucede que lo que un día prometí que quería ser, no es lo que estoy viviendo ¿porqué?

Porque mi VOCACIÓN sufre altibajos, y también la de mis hermanos.

Luego, tengo que estar atento a mi diaria conversión y además, ayudar al hermano.

Será un excelente propósito para éste año.

PAZ Y BIEN

Villancico 2015 "Es de María" - Coro de Tajamar con Los Secretos